18 may. 2011

Oh viejo muchacho


El cine Koreano

Dándome cuenta de la gran cantidad de experiencia cinematográfica que muchos de mis compañeros comunicadores tienen- y sin ánimos de ser competitiva- he decidido firmemente tomar ventaja de la sequía de cursos en mi matrícula y aprovecharme de la gran colección de películas que posee mi universid

ad.

Así que ingresé al menú en busca de un título o sinopsis que llamara mi atención. Empecé por tipear "cine francés" en el recuadro de búsqueda, y me llamo la atención una película llamada "Sex is comedy" (no tengo la menor idea de por qué) que decía tratarse de una directora de cine que tenía serios problemas para filmar las escenas eróticas entre sus personajes. Y estuve a punto de pedir esa película, cuando de pronto un flashback llegó a mí:

Hace un año atrás pedí "la maestra de piano", película extremadamente recomendada por uno de mis mejores amigos, y pasé el roche de mi vida cuando media sala pensó que estaba viendo una "pornosotros", ya que para ver la película la tienes que ver en una sala llena de televisores y reproductores de DeVeDe.


Por lo cual decidí sabiamente reinciar el buscador y tipear algo muy asociado a una de las

tantas adicciones que tengo - y que probablemente luego conocerán-: Cine koreano. Y me sorprendí de encontrar tan solo un título, un título de toda una alta gama de cine rico en recursos cinematográficos distintos y refrescantes. Así que sin pensarlo más, tomé en mis manos el lapicero y escribí en la hoja de pedido:

Título: Old Boy

Autor (asumo que se refiere al director): Chan-Wook Park

Código: xkahsd098789 (en realidad no lo recuerdo)

Me acerqué al mostrador y el aparentemente tímido y empedernido cinéfilo joven recibió mi papelito bulqui y sonrió, como dándome su visto bueno (cosa que no hizo cuando le pedí "La Maestra de Piano"). Entonces fui decidida hacia el televisor, introduje el ya bastante usado DeVeDe en el reproductor y PLAY.


Definitivamente no era lo que me había imaginado. Por la carátula podía imaginarme que era una película de acción, lo cual normalmente no me llama mucho la atención, pero la sinópsis definitivamente lo hizo:
Un día del año 1988, Oh Dae-su (Choi Min-sik), un hombre que lleva una vida de lo más normal con su mujer y su pequeña hija, es se-cuestrado delante de su casa. Cuando se des-pierta, está encerrado, sin saber dónde ni por qué. Mientras Dae-su intenta aclarar qué le ha pasado, se queda horrorizado al oír en las noticias que su esposa ha sido brutalmente asesinada. La policía explica que Dae-su es el principal sospecho-so ya que se ha encontrado sangre suya en el lugar del crimen. El tiempo pasa, y decide escribir todo lo que ha hecho en su vida que haya podido causar dolor a otros. Mientras escribe, murmura: “He hecho daño a demasiadas personas. Seguro que el hombre que ha matado a mi mujer y me tiene aquí es una de ellas”. Poco a poco, Dae-su se acostumbra a la penumbra de su celda y hace ejercicios físicos y mentales. Jura que se vengará del hombre que ha destrui-do su felicidad. Un día, alguien vaporiza la habitación con gas y Dae-su se desmaya. Dae-su vuelve en sí. Está libre. Le han dejado un teléfono móvil y una cartera llena de dinero. Recibe la llamada de un extraño, que le dice que ahora le toca descubrir el porqué de su encarcelamiento. Un pasado olvidado le revelará el secreto.


De la trama película per se no hablaré más, pues odio los spoilers (en realidad me encantan pero cuando me los dan y me quitan la agobiante angustia de no saber que pasará), pero de lo que sí hablaré es de su impacto en mí. Es cruda, fuerte, cómica, desagradable, temeraria y totalmente censurable. Mezcla los elementos más interesantes de algunas de mis cosas favoritas: la tragedia griega, el humor negro y los factores sorpresa.
Reirán de hecho, llorarán de acuerdo a la sensibilidad de sus lacrimales, y sentirán ganas de pegar arrojar y defenderse (imaginen todo eso en medio de una biblioteca JA!)... Sin embargo la amarán y querrán verla de nuevo, casi tanto así como la vida misma no?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué inocente eres!

¿A poco crees que me chupo el dedo?

Ser stalker no tiene chiste, ser hacker como yo, sí.

¡Y tú como las macetas, nunca vas a salir del corredor!

Besos prietita

Mente Maquiavélica dijo...

No, no estoy segura de si te chupas el dedo o no. Por tanto, no, no lo creo. Me parece que tienes la sospecha de que soy una stalker... ¿por qué?
Déjame decirte que este uno de los comentarios más extraños y desconcertentes que he tenido

Felix dijo...

pamela me encanto lo que escribiste raramente leo un blog pero emepecé a leer el tuyo y me gusto, como describias la busqueda y tambien la descripcion de la pelicula, muy bueno :)